No siempre las empresas fueron tan eficientes, La consultoría IT vino a hacer de la automatización crecimiento

Hubo un tiempo en que la tecnología no estuvo al servicio de un clic, ni las empresas pequeñas, medianas o grandes se beneficiaron tan fácilmente del conocimiento acabado, la estructura y experiencia en manejo informático ajeno. La consultoria IT suena a nuevo modelo de negocios y a solución inmediata, y en mucho lo es, pero lleva tiempo.

Conscientemente, se considera que la consultoría como trabajo nace allá por la época de la Revolución Industrial, por el siglo XIX, donde referentes como Taylor o Emerson, dan inicio a la organización del trabajo, y con ello, consolidan la consultoría entendida como un eje vital para dar eficacia a los tipos de producción de los negocios. Lograr mejores resultados, con menos. A partir del 1900, se masificó por el mundo, más en Estados Unidos, donde creció con fuerza.

Hacer mejor uso y trato de la información y la tecnología, conocer de primera mano la industria y convertirse en verdaderos estrategas para cumplir metas precisas es el fin que estos persiguen con sus servicios.

Buceando en el amplio mar virtual de consultoría, dimos con la web de Tokman, una compañía que hace historia en el manejo sólido de soluciones integrales a reconocidísimas empresas del país.

Ellos esbozan algo que, bien usado, es la llave del tesoro hacia el crecimiento de los negocios más chicos, de sucursales o que recién desembarcan en la vida online: la automatización de tareas. Un eje que contribuye al beneficio porque significa agilidad de tareas y minimización de uso de recursos que pueden derivarse a otras actividades que den más rédito.

Entonces, si tuviéramos que definir lo que los consultores realizan en el universo IT, diríamos que dan al cliente respuesta experta para lograr la gestión de excelencia de su desarrollo interno. En líneas generales: las compras y ventas se engloban en un software, se configura la logística, se define el plan de acceso, las soluciones de hardware, el programa de protección de datos, la comunicación entre el personal y más tareas asociadas a la consultoría, que, al estilo todo en uno, aventajan en solidez y crecimiento.

Razones de peso para contratar un servicio de consultor IT

  • El negocio solo centra su tiempo en su actividad. Dado que el fuerte de él casi nunca será lo unido a la informática ni a las redes internas, al pactar esta coordinación, la empresa se beneficia de dedicarse solo a su rubro, sabiendo que cuenta con el respaldo de profesionales, ver más, que conocen al detalle la actividad informática.
  • Se economizan recursos. El ahorro se produce porque de esta manera no se destina más presupuesto a contratar personal por separado o capacitación en recursos tecno. Lo que sí puede suceder es que se precise invertir primero en ello para su puesta en marcha, algo que será redituado con creces luego.
  • Se minimiza el peligro. De tiempo perdido en comprender el funcionamiento, en buscar personal y en perder datos clave. Los sistemas y tareas que realiza la consultoría profesional IT resguardan y aseguran un correcto manejo de la parte informática de una empresa cliente.

¿Desde cuándo somos tan limpios?

La limpieza y el aseo son elementos fundamentales en nuestra vida, o al menos, tal y como hoy lo conocemos, ¿pero sabés qué? Se trata de un instinto salvaje, ya que desde el inicio de los tiempos, tanto animales como humanos se asean, debido a los maltratos que sufren los cuerpos a lo largo de la vida. 

Si bien cuando hablamos de higiene personal nos referimos a algo natural, es para destacar que hubo periodos que generaron grandes cambios en la historia de la higiene y la limpieza. La historia es extensa, pero brevemente les contamos grandes etapas de cambios a lo largo del tiempo.

  • En el año 1348, ocurrió la peste negra, lo que marcó un antes y un después, ya que comenzaron a establecerse reglamentos de limpieza e higiene, al punto de que los malos olores por la falta de aseo se denunciaban a las autoridades. 
  • A comienzos del siglo XVIII, se le dio existencia a las “habitaciones de aseo”, a partir de las cuales se asociaron las palabras higiene y salud. Aquí, los romanos comienzan a tener devoción por los baños y la limpieza, creando las primeras fragancias y ocupándose de mantener el orden y la pulcritud de calles.
  • Luego, en el siglo XIX, se puso de moda el agua y se comienzan a asear las viviendas y lugares con grandes cantidades de agua; es cuando nacen los primeros productos aromáticos para limpieza. En esta época, se crean los primeros inodoros.  Es también es esta época que comienza la desinfección con cloro.
  • Durante el siglo XX, nacen las cerámicas esmaltadas, lo que ayuda a una fácil limpieza y desinfección. Durante los comienzos de este siglo solo los apoderados podían acceder a este tipo de materiales en sus cocinas y baños, pero con el paso del tiempo fue algo accesible para la masa.
  • En el siglo XXI, nacen grandes marcas de productos de limpieza, así como los métodos de aseo que ya todos conocemos. Es la etapa en la que se puede acceder a elementos tales como aspiradoras, líquidos para pisos y una cantidad de productos y artefactos que permiten mantener nuestros hogares o comercios limpios. Actualmente, existen grandes empresas que se dedican exclusivamente a limpieza e higiene profesional, como Smart Kleaning, quienes se encargan de dejar cada espacio impoluto. 

Uno de los trabajos más difíciles, riesgosos y modernos que existen actualmente, es la limpieza de vidrios de edificios. Debido a su altura, solo gente capacitada lo puede realizar correctamente y arriesgando lo menos posible sus vidas. En esta tarea, la seguridad es lo primero. 

Hace años, la tarea de limpiar en altura se realizaba con andamios, pero estos resultan muy costoso y consumen grandes cantidades de tiempo para su instalación, por ello, actualmente las empresas que logran modernizarse, usan un sistema llamado Rapel, que consiste en amarrar un arnés a una superficie segura en el punto más alto del edificio, quedando el personal encargado de limpiar los vidrios, suspendidos en el aire. Desde allí, van bajando piso por piso, para realizar una correcta limpieza. 

Te invitamos a clickear en el siguiente enlace para conocer más sobre este método: https://www.smartkleaning.com.ar/limpieza-vidrios/. Allí, además podrás consultar con profesionales y evacuar dudas. 

Esperamos que te haya resultado interesante el post de hoy, ¡gracias por leernos!

Voltaire: El filósofo que encontró la manera de ganar en la lotería

En la historia de la humanidad, muchas personas han intentado encontrar una fórmula para poder ganar en la lotería. Después de todo, la probabilidad de que salgan determinado número entra en la rama de la estadística, por lo cual es posible afirmar que existen métodos que podrían llegar a estimar con cierto grado de certeza cuáles son los números que pueden llegar a salir en alguna de las múltiples loterías que se juegan a lo largo y a lo ancho del país. Pero, por supuesto, esto no es algo tan sencillo de determinar.

Si bien existe una gran cantidad de libros que explican las tácticas para poder ganar alguna de las tantas loterias mundiales, la realidad es que ninguno de ellos tienen una respuesta para poder obtener el preciado premio acumulado. De existir una fórmula matemática que permita conocer los resultados, la emoción por adivinar los números ganadores se reduciría y la cantidad de dinero en juego nunca sería tan grande. Sin embargo, a lo largo de la historia han habido personas que lograron descifrar el secreto para poder hacerse del premio mayor. Una de ellas fue una de las mentes más brillantes del iluminismo francés: François-Marie Arouet, más conocido como Voltaire.

Más allá de haber escrito más de dos mil libros y haber ejercido como historiador, filósofo y abogado, Voltaire estaba preocupado por contar con dinero para poder financiar sus estudios (algo que le preocupaba a muchos de los intelectuales de esos tiempos) y, por ese motivo decidió recurrir a los juegos de azar, lo cual le terminó provocando grandes pérdidas monetarias. Era tal su problema que los abogados familiares le restringieron el acceso a la herencia de su padre hasta los 35 años. Sin embargo, fue su inteligencia la que le permitió en 1719 lograr una proeza que muchos aún sueñan: Ganar la primera lotería francesa.

El mecanismo de este primer sorteo consistía en ofrecer cartones con diferentes valores; sin embargo, tanto los más caros como los más baratos tenían la misma posibilidad de ganar el premio mayor. Junto a un amigo matemático, Charles-Marie de La Condamine, Voltaire determinó que comprar todos los cartones de menor precio era la manera más segura de obtener el premio mayor, por lo cual se concentró a localizar y conseguir estos boletos por toda la ciudad de París. Afortunadamente la táctica funcionó, haciendo que La Condamine y Voltaire se hicieran con el premio mayor.

Es verdad que el gran filósofo francés tuvo una gran idea, pero eso no significa que es un método que pueda aplicarse con facilidad en nuestros tiempos. Más allá de que los mecanismos cambiaron en los últimos 300 años, las loterías provinciales venden todos los cartones al mismo precio, además de que estos están disponibles en todo el país (incluso, en algunos limítrofes), por lo cual se hace sumamente costoso poder aplicar una táctica similar. Hoy en día contamos con premios más grandes y la posibilidad de obtener resultados en webs como https://www.loteriasmundiales.com.ar/Juegos/telekino, pero no podemos dejar de preguntarnos, ¿hubiera encontrado Voltaire la manera de ganar en nuestros tiempos?

Post 02

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec porta vel odio at vehicula. Integer ullamcorper non diam at rhoncus. Proin fringilla erat vehicula risus laoreet placerat. Nullam eros tortor, aliquam nec vulputate id, cursus vel ligula. In condimentum laoreet diam, et mattis ligula vehicula vitae. Integer eget fermentum arcu. Morbi enim libero, efficitur vel ullamcorper eu, vestibulum vitae augue. Curabitur quis sollicitudin felis.

Proin fringilla faucibus massa, id faucibus purus. Aliquam sit amet felis quis ipsum placerat mollis. Vivamus ut congue ante. Vivamus venenatis, erat quis rhoncus molestie, nulla metus molestie lectus, sit amet luctus ligula libero a ex. Duis eu aliquam eros, sit amet pharetra eros. Nulla mattis magna et ligula maximus, et auctor lectus iaculis. Pellentesque varius accumsan massa, eu bibendum leo eleifend eget. Etiam ac dolor et turpis lacinia lacinia. Phasellus est odio, ullamcorper id neque ut, sagittis ultricies augue. Curabitur tristique ante nec erat iaculis, in porta massa tincidunt. Nulla auctor aliquet ipsum a dictum.

Praesent blandit elementum metus, et accumsan dolor varius a. Suspendisse eleifend lacus et purus ultricies, in lobortis libero hendrerit. Vivamus a leo quam. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Pellentesque urna quam, faucibus sed scelerisque ac, interdum sit amet sem. Nullam eget scelerisque neque, vel dignissim purus. Etiam euismod lobortis sapien vitae semper. Sed ac leo mattis, dapibus mauris sed, venenatis metus. Donec sollicitudin tristique porttitor. Cras et aliquet ex. Donec vitae mauris ultricies, accumsan ex vitae, sagittis odio. Sed accumsan leo id tellus maximus volutpat. Sed finibus rutrum augue, sit amet interdum libero cursus vitae.

Fusce condimentum magna tortor, luctus blandit justo tincidunt porta. Mauris venenatis ut odio at volutpat. Duis vel arcu ac neque sagittis imperdiet et non dui. Sed non pulvinar velit. Morbi id venenatis purus. Aliquam risus turpis, bibendum sed odio quis, hendrerit mollis orci. Sed mauris dui, placerat nec magna at, posuere vestibulum metus. Quisque non est elit. Donec eget odio porttitor, ultrices turpis suscipit, sagittis ligula. Aenean imperdiet diam id consectetur lobortis. Morbi consectetur tempus cursus. Phasellus molestie finibus nisi, quis tincidunt nisi accumsan vitae. Aliquam erat volutpat. Pellentesque sagittis auctor imperdiet. Nulla varius diam vel nisl pharetra, eu sollicitudin nisi imperdiet. Vestibulum accumsan nibh in sapien hendrerit, id sodales massa commodo.

Post 01

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec porta vel odio at vehicula. Integer ullamcorper non diam at rhoncus. Proin fringilla erat vehicula risus laoreet placerat. Nullam eros tortor, aliquam nec vulputate id, cursus vel ligula. In condimentum laoreet diam, et mattis ligula vehicula vitae. Integer eget fermentum arcu. Morbi enim libero, efficitur vel ullamcorper eu, vestibulum vitae augue. Curabitur quis sollicitudin felis.

Proin fringilla faucibus massa, id faucibus purus. Aliquam sit amet felis quis ipsum placerat mollis. Vivamus ut congue ante. Vivamus venenatis, erat quis rhoncus molestie, nulla metus molestie lectus, sit amet luctus ligula libero a ex. Duis eu aliquam eros, sit amet pharetra eros. Nulla mattis magna et ligula maximus, et auctor lectus iaculis. Pellentesque varius accumsan massa, eu bibendum leo eleifend eget. Etiam ac dolor et turpis lacinia lacinia. Phasellus est odio, ullamcorper id neque ut, sagittis ultricies augue. Curabitur tristique ante nec erat iaculis, in porta massa tincidunt. Nulla auctor aliquet ipsum a dictum.

Praesent blandit elementum metus, et accumsan dolor varius a. Suspendisse eleifend lacus et purus ultricies, in lobortis libero hendrerit. Vivamus a leo quam. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Pellentesque urna quam, faucibus sed scelerisque ac, interdum sit amet sem. Nullam eget scelerisque neque, vel dignissim purus. Etiam euismod lobortis sapien vitae semper. Sed ac leo mattis, dapibus mauris sed, venenatis metus. Donec sollicitudin tristique porttitor. Cras et aliquet ex. Donec vitae mauris ultricies, accumsan ex vitae, sagittis odio. Sed accumsan leo id tellus maximus volutpat. Sed finibus rutrum augue, sit amet interdum libero cursus vitae.

Fusce condimentum magna tortor, luctus blandit justo tincidunt porta. Mauris venenatis ut odio at volutpat. Duis vel arcu ac neque sagittis imperdiet et non dui. Sed non pulvinar velit. Morbi id venenatis purus. Aliquam risus turpis, bibendum sed odio quis, hendrerit mollis orci. Sed mauris dui, placerat nec magna at, posuere vestibulum metus. Quisque non est elit. Donec eget odio porttitor, ultrices turpis suscipit, sagittis ligula. Aenean imperdiet diam id consectetur lobortis. Morbi consectetur tempus cursus. Phasellus molestie finibus nisi, quis tincidunt nisi accumsan vitae. Aliquam erat volutpat. Pellentesque sagittis auctor imperdiet. Nulla varius diam vel nisl pharetra, eu sollicitudin nisi imperdiet. Vestibulum accumsan nibh in sapien hendrerit, id sodales massa commodo.